Guimerá. Bajo la lluvia.

Que quede constancia de que antes de salir tomamos las precauciones pertinentes, miramos en la página oficial de la AEMET, y las previsiones eran de nubosidad constante y un 15 % de probabilidad de lluvia. Ésto, unido al radiante sol que amaneció en Olesa, a una hora escasa del destino, nos hizo pensar que el día cumplía con los requisitos para realizar nuestra visita a Guimerá. Pero claro, a veces(ironía) la agencia estatal de meteorología te juega una mala pasada. De todos modos, y aunque no soy muy amigo de refranes, por esta vez  decidimos hacer caso, y pusimos al mal tiempo una muy buena cara.

20161127_130322

Guimerá se encuentra en la provincia de Lleida, y se accede por la A-2( salida Tárrega) a una hora y media escasa desde Barcelona. Y lo cierto es que cumple todos los requisitos para entrar en cualquier lista de pueblos con encanto de España, la edad media dejó joyas en Catalunya que han quedado ancladas en un túnel del tiempo por el que perderse una y otra vez por sus empinadas calles de piedras. Las calles de Guimerá serpentean entre arcos, casapuertas y rincones que te llevan hacia la iglesia y su torre vigía .

20161127_125623

20161127_124422

Lo cierto es que estábamos encantados de ir de una calle a otra , no es díficil transportarse al medievo, porque el pueblo está muy muy bien conservado. Lástima que la lluvia no nos diese una tregua, pero en fin, habrá que ver el vaso medio lleno. Tenemos que volver.

 

Aunque he de decir que los peques disfrutaron de lo lindo saltando en los charcos ( Peppa Pig tiene mucho que ver) y bajando como locos, a éstos no les da miedo nada.

20161127_130309

Y poco más que decir, porque tendría que recurrir a google para contar más de Guimerá y no es el objetivo. Otro día volveremos e indagaremos más de su historia, ésta vez la lluvia nos marcó los límites.

Espero que os haya gustado nuestra aventura, besos y abrazos. Hasta pronto.

Pudding, comiendo en Fantasía!!

Estuvimos comiendo en Pudding, un local que te transporta a las páginas más coloridas de tu cuento favorito. Está situado en el Exaimple, en la calle Pau Claris 90.

20161002_144617

Dispone de varios ambientes, todos decorados con mucha magia. En la entrada se encuentra una especie de terraza interior, para los que se agobian si no respiran aire de la calle, dentro hay  un salón comedor que comparte espacio con el mostrador de quiches y tartas espectaculares a la vista y al gusto.

20161002_144326

pudding1

El espacio lo comparten familias con niños, parejas, personas trabajando….todo fluye en armonía. El último espacio está más abajo, se accede por unas escaleras, es la joya de la corona. Una mesa rectangular gigante, pizarras, juegos, setas gigantes…

20161002_144154

pudding2

La carta está compuesta de bocadillos,pasteles, y menús tipo brunch, con ensaladas , quiche, y demás. Lo cierto es que era domingo, y no comimos nada mal,  y por 32 euros los cuatro (estamos en el centro de Barcelona y en un sitio espectacular)

20161002_134542

20161002_134550

Los peques fliparon con su hamburguesa, patatas, y sobretodo con el súper helado. Y como estamos en un sitio supercéntrico , luego a dar una vuelta, que después de comer es lo que toca (o es mejor una siesta). bueno espero que os haya gustado el sitio. Hasta la próxima.

20161002_150710

Mura y Talamanca, Regreso al pasado

Siendo, como soy, amante del cine de los 80 y habiendo visionado la saga protagonizada por Michael J. Fox más de una decena de veces. No me fue difícil imaginarme montado en el Delorean y regresando unos años atrás (más bien unos siglos) camino de Mura. Subes?

dscn0541

Salimos desde Olesa de Montserrat por la c-55, tenemos una hora de ruta más o menos, no tiene pérdida, pero si un par de paradas interesantes. La primera de ellas fue en el Pont de Vilomara, aquí nos paramos a tirar algunas piedras al río Llobregat. El puente se presta a ser fotografiado, y nos va dirigiendo hacia una época muy muy lejana.

dscn0550

La siguiente parada es Rocafort, de hecho aunque hay una distancia de 7 kilómetros entre estos dos núcleos urbanos, conforman un mismo pueblo. El Pont de Vilomara i Rocafort.

 

 

dscn0615
Aquí los peques pueden jugar un rato.

Cuando cruzas sus calles empedradas dirigiéndote al camino rural que te llevará a Mura, es cuando definitivamente te has metido en un túnel del tiempo que te transportará , no sé cómo decirte, pero desde luego no parece que estés a una hora escasa de Barcelona.

La carretera que desde aquí nos llevará a Mura, como ya he dicho, es un camino rural. Son unos 6 kilómetros en los que vas pensando que mejor no cruzarte con nadie, porque es bastante estrecha, por suerte aún siendo domingo había muy poco tráfico.

dscn0559

Una vez en Mura, podréis aparcar sin problemas, a pesar de que era domingo, y había más gente haciendo turismo, no se ve un lugar masificado ,incluso estando  enclavado en el Parc Natural de Sant Llorenc del Munt l´Obak . Se pueden hacer muchas rutas partiendo del mismo pueblo, en el mismo parking(gratuito por cierto) está el centro de información. También hay una zona de picnic que nos queda a la derecha tal cómo vamos llegando por la carretera de Rocafort, el Area d´esplai de la riera de Nespre. Nosotros decidimos recorrer el pueblo por el itinerario recomendado y explorar un poco los alrededores.

dscn0613

De Mura destacaría todo, lo bien conservado que está,el entorno maravilloso, las casa tan bien decoradas,la iglesia románica es preciosa, las escenas cotidianas en las partes traseras de las casas que parecen sacadas de Hobbiton. Todo parece que transcurre en otro tiempo. Las fuentes , la riera , las piedras… le sirven a los peques para disfrutar de la naturaleza y jugar con ella.

Aunque es verdad que Mura se ve en un par de horas, nosotros estuvimos algo más disfrutando de sus calles estrechas y plazitas. Luego nos dirigimos a Talamanca , se llega en unos 20 minutos, no había leído mucho sobre este pequeño pueblo y la verdad es que el paseo mereció la pena.

dscn0597

La iglesia románica, el castillo, la fuente, junto con las calles empedradas, las preciosas entradas de las casas y los rincones por descubrir, hacen de Talamanca un lugar muy recomendable para un más que agradable paseo por la historia .

dscn0611

Y regresamos a casa bajándonos del Delorean, y subiéndonos a nuestra época pero….volveremos.Besos.

 

 

 

 

 

 

FIESTA DE CUMPLEAÑOS, EN CASA O FUERA

Por estas fechas ,y desde hace unos 3 años, siempre nos planteamos la misma cuestión, celebramos el cumple en casa(con todo lo que ello conlleva…preparativos..) o nos buscamos algún sitio dónde nos lo preparen.

Esto es sólo una reflexión, no pretendo juzgar a nadie , ni siquiera se a ciencia cierta, qué prefiero. Es más, sólo llevamos tres cumples, y ya hemos probado las dos cosas.

509 069

Este año lo hemos celebrado en casa, lo cierto es que vienes a gastarte más o menos lo mismo, aunque ésto depende de si el número de niños invitados es desorbitado, lo cual yo también llevaría a una reflexión, aunque eso ya será en otro post. Lo que si es verdad es que tienes que currar más, es decir, hay que comprar los aperitivos, la tarta ,las chuches, …en fin todo con lo que vayas a deleitar a tus invitados….Pero precisamente para mí este “curro” es lo que hace que la Fiesta casera gane enteros, porque es una forma de involucrarte y de crear un día muy especial para tu hijo. El caso es que el niño ,al menos en nuestro caso, lo disfrute al máximo, pero también puede ser muy divertido el preparar la fiesta para tus amiguitos, hacerlo partícipe , en la medida de lo posible es súper positivo para él. Y una buenísima excusa para “trabajar” juntos.

509 083

En definitiva, alejar al niño de gastos desmesurados, de actos multitudinarios donde ni conoce a la mitad de los niños, donde los regalos se amontonan como si fueran piezas de un tetris ( me voy haciendo mayor)….me parece más sano para él acercarlo a los amigos de verdad, a la familia , que no pierdan la noción del valor de las cosas, que jueguen con los juguetes que le regalan ese día,….Será porque nosotros crecimos con esa cultura de casa, de medias noche con chorizo, …será porque todo es compatible con el disfrute del niño, pero no todo vale. El niño que más tiene es el que tiene tu tiempo. 

 509 084

Terminando ya con el tema, decir que he ido a muchos cumples en parques de bolas y demás, y no niego que los peques disfrutan como lo que son, pero no me negaréis , al menos los que sois de la generación de los 70 y anteriores, que lo del cumple casero tiene más gracia, no? qué pensáis? En fin, este año tocó la versión casera, nos vemos en Septiembre de 2017. a ver qué pasa. Besos, y Felicidades Bruno y Mario. 

 

Playita de Zahara de la Sierra

Si estàs en la provincia de Càdiz en verano, no hace falta más excusa que querer pasar un fantàstico dìa en la Playita artifical de Zahara de la Sierra. Pero si además, el levante te trae frito, es una buena forma de huir de èl sin desesperarse.

Como todo en la Sierra de Càdiz, no es para nada abusivo 2,50 e la entrada de adultos y 1,50 el parking todo el dìa. Los peques se lo pasan genial, se pueden lanzar en tirolinas, tirarse desde bancos que hay situados dentro del agua, y todo vigilado por mucho personal de socorrismo atentìsimo, hay mesas para comer y sombra de sobra. Hay un restaurante donde comer por si no quieres cargar con la nevera y demás, y un bar dentro del recinto, donde comprar un helado ,café o una cerveza fresquita a precio más que razonable.

cadizverano2016 035

Eso si, aviso para navegantes, el agua está muy fría, aunque a los más pequeños no parece importarles eso mucho.

Nosotros optamos por hacer noche, en el Hostal Marques de Zahara, 66 euros dos adultos y dos niños con un espectacular desayuno, además comer en la Sierra de Cádiz es (aparte de barato) un verdadero gustazo. Así que ya sabéis, si salta el levante no te amargues, que en Cádiz siempre hay algo que hacer.

cadizverano2016 081.JPG Seguir leyendo “Playita de Zahara de la Sierra”

Amsterdam sin Amsterdam

Hay veces que nos empeñamos demasiado en relacionar lugares con ciertos tópicos, que aún siendo cierto que son inseparables, no por ello resultan imprescindibles, o al menos no para todos tienen la misma importancia. Es decir, puedes ir a París y no subirte a la torre Eiffel o puedes venirte de Roma sin entrar en el Vaticano, por qué no?

Pues algo similar me ocurrió cuando fui a conocer Amsterdam, quizás fue mi imaginación la que me jugó una mala pasada, lo que si es seguro es que lo que viví superó en un millón de veces a lo que imaginé, y eso es lo mejor que puede ofrecerte una ciudad. Por eso hoy voy a hablarte de lo que no necesité de Amsterdam, lo que hizo que mi percepción de la ciudad fuese otra bien distinta de la que imaginé.                                           

 image247

Hace ya demasiado tiempo desde nuestra visita a la capital holandesa, la nieve y el intenso frío se me antoja muy lejano en estos últimos días de agosto. Era nuestra primera visita, y las expectativas de los famosísimos atractivos de Amsterdam nos tenían un poco con la mosca detrás de la oreja(como ya os he comentado). Es esa sensación de cuando te cuentan una película y te la ponen por las nubes tantas veces que corres el riesgo de decepcionarte. Esta vez nos sorprendió todo lo demás.

image294

Pero tantos años escuchando hablar del Barrio Rojo, de los coffe-shops, etcétera, que no nos paramos a pensar en que Amsterdam escondía muchísimo más, o al menos hasta que lo tuvimos delante de nuestras narices.

Debo confesar entonces, para sorpresa de algunos, que no entramos en la Anne Frank Huis, y que al Barrio Rojo tan solo le dedicamos un paseo rápido, y perdonadme pero no, no nos fumamos un cigarrito aliñado  en ningún coffe-shop, ni siquiera entramos en uno.

Lo de la casa de Anne Frank fue simplemente una cuestión de descarte, no nos atraía demasiado como visita, ni tan siquiera habíamos leído el libro y además había que guardar cola. Descartado. Lo de los coffe-shops y el Barrio Rojo fue distinto, si aquí en casa no consumo el producto, por qué voy  a cambiar por viajar a Amsterdam? Es algo que forma parte de la vida cotidiana de los autóctonos ,que lo hacen con la mayor naturalidad, y me parece genial, riman perfectamente con la abierta mentalidad holandesa. Lo cual contrasta con el ambiente de los coffe-shops que inundan las calles mas céntricas, y que están empetados de turistas. El negocio da de comer a un buen número de ciudadanos a cambio de la “invasión” cultural. El debate está servido. Yo simplemente opté por otras cosas.

image349

Quizás para algunos si has estado en Amsterdam y no has hecho ninguna de estas tres cosas es como no haber estado, y tal vez me perdí cosas importantes, pero aparte de tener excusa para otra visita, es que ciertamente lo que más me sedujo de Amsterdam fue todo lo demás. Van Gogh y los impresionistas, un paseo por Vondelpark, una cerveza en el Jordaan, las plazas tan animadas, Leidseplein, Rembrandtplein,….las bicis, la gente,el reciclaje,….en fin, todo lo demás que ya contaré en otro post.

Y a ti ¿qué te gustó más de Amsterdam?????

Playa de Bolonia, entre Roma y el mar

Estos últimos días aparecen en los periódicos de nuestro país el informe realizado por Greenpeace sobre el devastador impacto que está teniendo en los últimos años el ladrillo en nuestras costas.  El dato habla por sí mismo, desde 1987 se ha comido el 23% del litoral de la península. Han confeccionado una lista de los municipios más afectados y otra con la costa más protegida en la actualidad, hablar de la primera nos llevaría a un debate político-económico ante el que poco podemos hacer. Por eso en este post voy a hablaros de la segunda lista, más concretamente de uno de los últimos reductos que nos quedan en el litoral andaluz. Hoy hablaremos de Bolonia.

image3

Algo escondida, topamos con el desvío a Bologna, un poco antes de alcanzar Tarifa, si venimos por la autovía desde Cádiz. De camino, por la serpenteante carretera, nos encontramos con vacas, burros o caballos que pastan a sus anchas a escasos metros, el entorno rural te atrapa con su sensación de libertad. La civilización ya ha quedado atrás, con todo su estrés y su parafernalia, la playa la divisamos en unos minutos, hemos llegado a Bolonia.

image13

En Bolonia puedes hacer de todo. Puedes practicar snorkel, windsurf, senderismo, nudismo, hacer visitas culturales, contemplar su sistema dunar móvil, y por supuesto subirlo en busca de la mejor vista…en fin, no hay nada que la mano del hombre pueda mejorar.

Los pulpos y la variada vida marina pueden divisarse sin necesidad de alejarse demasiado, el viento que necesitas para tu tabla de wind no se hará esperar para desespero de otros. Tienes cuatro kilómetros de playa por recorrer, si estás en forma puedes acceder a bañarte en las “piscinas naturales” creadas por la erosión de las rocas, y si eres amante de la práctica del nudismo, vete a la parte más sur de la playa. Como verás tiene para todos los gustos.

image32

Por si fuera poco, Bolonia tiene algo que se me antoja difícil de encontrar en algún otro lugar, el yacimiento arqueológico de Baelo Claudia, ciudad romana fundada en el s.II a. C. , que ya disfrutaron del Atún de la zona y que fue importante por su industria del salazón. La visita merece la pena. Una curiosidad, en este municipio romano, se inventó el Garum, una salsa de pescado considerada afrodisíaca, y que consumían las clases altas de entonces, contribuyendo a incentivar su vida sexual.

En definitiva, vale que no podamos hacer mucho ante lo que ya está dañado pero si podemos poner nuestro granito de arena para salvar lo que no debe ser tocado.

Si queremos seguir saboreando la libertad de un paraje virgen como el que hemos visto hoy, contribuyamos a cuidarlo, porque si cuentan que a los romanos los echaron un terremoto y hordas de piratas, quizás fue un aviso de la playa de que no quería ser habitada, quien sabe. 

Mérida, noche de teatro

???????????????????????????????

En estos días en los que el sol empieza a hacer estragos sobre nuestras cabezas, me es inevitable el recuerdo de la ciudad de Mérida y su fantástico Festival de Teatro Clásico, que se celebra cada año por estas fechas.

 Aquel año, llegamos a Mérida totalmente desconocedores de los tesoros que albergaba la ciudad. Es cierto que nos habían aconsejado alguna que otra vez que visitáramos la antigua ciudad romana, pero nuestro planteamiento para unas vacaciones estivales nos prohibía elegir Mérida como destino, a sabiendas de las temperaturas que en esa época se alcanzan por esos lares.

Y para darle un revés al refranero español, el destino nos jugó una “buena” pasada, y decir buena se me antoja algo corto. Pues, camino de otro destino, del que ya os hablaré en otro post, decidimos parar un par de días en Mérida a ver que tal, y nunca imaginamos que nos conquistaría en la forma en la que lo hizo.

Pasamos el día caminando y disfrutando de esta magnífica ciudad monumental, la Morería y la Alcazaba, el Columbario y la casa de Mitreo, el arco de Trajano, el acueducto de San Lázaro, el Anfiteatro, y mención especial, para el Teatro, por lo que vivimos allí. Y muchísimo más que no nos dio tiempo a descubrir y que dejó una puerta abierta para una segunda vez.

 Como colofón a nuestra breve( pero intensa) estancia en la ciudad, coincidimos con la celebración anual del Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida. La obra que tuvimos el placer de disfrutar fue Anfitrión. Las entradas que pillamos, las más económicas, nos proporcionaron un asiento directamente sobre los antiguos escalones del teatro, unos escalones en los que, justo esa misma mañana habíamos estado imaginando un grupo de romanos que disfrutaban con las obras de sus contemperáneos, una sensación bastante emocionante.

???????????????????????????????

Llegamos temprano para poder sentir el atardecer en este bello lugar y sentirnos aún más en la escena, como si nos encontrásemos hace 2.ooo años. Simplemente en el marco tan especial en el que se celebra ya te embriaga con la magia del teatro. Por último, la obra y los actores acompañaron a la perfección tan especial escenario, y lo cierto es que el goce fue rotundo.

                                                                                                                                                      por José Gómez Lucas

Lisboa, descubriendo el fado

028

“el fado es una cosa muy misteriosa, hay que sentirlo y hay que nacer con el lado angustioso de las gentes, sentirse como alguien que no tiene ni ambiciones, ni deseos….una persona, como si no existiera. Esa persona soy yo, y por eso he nacido para cantar fado” Amalia Rodrigues(1920-1999)

Cuando la desgarradora voz de Amalia Rodrigues, y de alguna que otra fadista de renombre han formado en ti una aureola de melancolía, nostalgia y tristeza a la hora de pensar en el fado, son muchos los mitos que pueden romperse si la elección del lugar donde adentrarte en este mundo es errónea.

 No es mi intención, ni de lejos, reprochar a ningún hostelero el uso turístico un tanto chabacano que se le da a este reclamo capitalino, Que por otra parte, dicho sea de paso, cubre con creces las expectativas de múltiples turistas ávidos de espectáculos, sin importarle demasiado la calidad del mismo.

 Pero cuando Lisboa cubre o supera todo lo que esperabas de ella, y la decadencia, la niebla que la envuelve al anochecer te acompañan en la búsqueda de las entrañas del fado, puedes alcanzar tu objetivo en varios lugares.

 Son las casas de fado. Habitan sobre todo en los barrios de Alfama y Barrio alto, aunque también puedes encontrarlas en Mouraria o Madragoa (aunque estos dos últimos no los conocí de primera mano). Son auténticos lugares de culto, templos de este arte, donde por encima de todo está el respeto y la calidad de los artistas.

 Destacaría el Clube do fado, en Alfama, justo detrás de Se catedral. Subirte al tranvía 28, con su olor a viejo y a madera, y contemplar el entramado de tejados y calles escarpadas mientras te diriges al mismo corazón donde nació el fado, es la mejor manera de predisponer tus sentidos para disfrutar del espectáculo que se les viene encima.

Los camareros dejan de servir mientras dura la audición, con varios pases de diferentes artistas, y la comida no desmerece al local. Es cierto que es un precio alto(mi experiencia salió por unos 80 euros la pareja, eso sí, con cataplana de marisco incluída) pero en mi modesta opinión lo vivido durante la cena justifica sobradamente el precio.

Otra opción, si queréis, es llegar algo más tarde a tomar alguna copa, también es factible en este local.

Os recomiendo que veais la peli de Carlos Saura, Fados, os contagiará aún más si cabe de la nostálgica canción portuguesa.

Un café en Gante

image144

Nunca entenderé por qué la mayoría de españoles que ya habían estado en Gante, nos recomendaron que no gastáramos más de medio día en ver la ciudad. Es cierto que puedes aprovechar el mismo billete Bruselas-Brujas para apearte a mitad de camino, “ver” Gante en un par de horas y volver a subirte al tren destino Brujas con el mismo billete. Sí, es cierto,pero sinceramente Gante da para mucho más. Y menos mal (por esta vez) que volvimos a hacer caso omiso de los consejos (algún día ésto me jugará una mala pasada)

 Tengo que decir que cuando conocimos la ciudad de las tres torres hacía un frío que pelaba. Quizás, para poneros en situación baste con deciros que a un gaditano eso de estar oscilando entre los 3 y los 7 grados bajo cero, como que no es, precisamente, encontrarse en su hábitat natural.

 image83

Nada más salir de la estación de tren de Gante te topas con una plaza atestada de bicicletas aparcadas, en esta ocasión cubiertas totalmente de nieve, como toda la ciudad, ésto nos supuso un plus por la magia que le daba a todo el entorno.

Uno de los atractivos de la visita, era la búsqueda de los auténticos waffles, cafés y chocolate de la Bélgica flamenca. Evidentemente el frío ayudó a acelerar dicha búsqueda. Y es que una vez que uno ha subido al Belfort (torre campanario) de la ciudad y ha plasmado con fotos tiradas con la rapidez necesaria como para evitar que se le hielen los pies y la cara a una altura considerable, un chocolate caliente se me antoja más que apetecible.

 Dicen que los ganteses se sienten orgullosos de su ciudad. Y no le faltan razones. Poseen el centro peatonal más grande de Bélgica, lo que permite al turista admirar sus edificios y buscar los puntos de interés con mayor facilidad que en otros lugares, sin duda alguna observar hacía dónde se dirigen los lugareños para sus placeres diarios te pueden dar las claves en tu búsqueda del auténtico café belga.

 Tras un amplio reconocimiento, nosotros nos decidimos por un lugar llamado Mokabon café, en la calle Donkersteeg, muy cerquita de la Iglesia de San Nicolás, fácil de encontrar. El olor a café es lo primero que se me evoca cuando lo recuerdo, pues venden varios tipos de mezclas de café en la entrada. Ésto, junto con el mobiliario antiguo te dice que quizás éste sea el lugar que estabas buscando. Lo cierto es que lógicamente sólo íbamos a merendar una vez ese día, y uno quiere acertar, aunque no siempre sea así. Esta vez sí lo fue.

  El local estaba lleno( supongo que siempre lo estará) era entre semana y en Enero, quizás había algún turista más pero a mi me pareció que la mayoría de clientes eran ganteses. Nos sentaron en la única mesa que había justo al fondo del café, era una mesa grande, como para cuatro, así que no tardaron en sentar a una pareja de autóctonos con nosotros, pronto nos dimos cuenta que la mayoría de las mesas eran compartidas por distintos clientes que mantenían animadas tertulias, aunque la verdad es que no entendía mucho, lo que si puedo decir es que el ambiente era genial.

 image150

Vamos al menú, pedimos café y chocolate caliente, y dos waffles, uno de chocolate, el otro de un variado de frutas. La mujer que nos atendió nos aconsejó y hay que decir ,que a juzgar por el resultado, acertó.

El antes y el después demuestra que salimos más que satisfechos de la experiencia.

image151

Si vas a Gante ya sabes, no gastes solo medio día, y observa a los ganteses, ellos te guiarán hacía los lugares más auténticos de la ciudad. Gante tiene mucho que ofrecer, no te lo pierdas.